martes, 9 de agosto de 2011

Esta era una vez una chica que desde pequeña creyó en el amor, siempre pensó que aunque no quería casarse lo cuentos de hadas eran reales. Al crecer y volverse adolescente comenzó a dar consejos a diferentes personas, amiga, primos, etc. Estos comenzaron a buscarla y le contaban todos sus problemas a tal punto que ella comenzó a decepcionarse del amor, pues había escuchado muchas historias que estaban a punto de acabar con sus esperanzas.
Cada vez la decepción caía más sobre ella, pensaba que todas esas historias eran solo inventos de Disney y que jamás llegarían a su vida Pero un día conoció a un chico que la volvió loca, él estaba igual por ella, con el tiempo se hicieron amigos… y luego más que amigos, comenzó a darse cuenta de que tal vez estaba equivocado con respecto al amor, que tal vez su destino era ser feliz con eso. Ya era una linda joven y los momentos con ese chico tan especial eran cada vez más hermosos.
En uno de esos momentos el chico le dice:
-Sabes, eres una chica muy especial para mí, y sé que te he dicho muchas veces esto pero realmente te amo, y siento que este es diferente. Me has ayudado cuando no he estado bien y me has dado seguridad para seguir adelante y sabes quiero que esa seguridad permanezca en mí siempre. Por eso te quería preguntar si… si… quisieras... ¿Quisieras casarte conmigo? La chica quedo completamente atónita, no podía creer, lo que ella creía que no pasaría estaba pasando. –Amm… bromeas, ¡claro que sí!- respondió ella. Tras un largo tiempo de preparar la boda llego el maravilloso momento en el que tenía que decir:
-Acepto- y así fue, era algo genial se tenía que celebrar, fue una gran noche con amigos y familia. El primer año fue normal, hermoso, algunos problemas pero nada de qué preocuparse.
Una noche, el llego tarde del trabajo y comenzaron a discutir… Muchos gritos para su gusto, todo lo que ella creía posible ahora se estaba derrumbando solo por una pequeña discusión y unos gritos, comenzó a llorar de la rabia que sentía por dentro, si lloraba tal vez se deshiciera un poco de esa rabia que sentía y el hombre al ver esto se lamentó de todo, la abrazo, la tomo por el rostro suavemente haciendo que ella lo mirara a los ojos y le dijo:
-No llores esto no es nada, siempre estaré contigo nunca te dejara, eres la mujer con la que quiero pasar el resto de mi vida y nunca te voy a dejar porque te amo- Le dio un dulce beso y la abrazo.
Así fueron felices para siempre, tal y como un cuento de hadas. Lo que ella nunca se esperó, ocurrió no sabemos lo que nos tiene preparado la vida, pero con algo de esperanza y fe todo se puede… 


Canción: Mine
Artista: Taylor Swift

6 comentarios:

Utopía dijo...

Me encanta, me encanta y me encanta!(LLL) ;DDD

Nel dijo...

ai me encantoo!! asi es el amor,complicado pero hermoso! besos

Mandarina dijo...

Así son las cosas, a veces la más decepcionada tiene suerte!

! ✿ S T A Y I N M Y A R M S I F Y O U D A R E dijo...

El amorrr..
me encanto la entrada!

agus; dijo...

Hermosa entrada, tu blog es precioso, te dejo el mío :) http://andwhatcomesnext.blogspot.com/ Un beso y suerte ♥

aineli dijo...

Hola!
me encanta tu blog, es precioso!!
si quieres pasarte por el mio
(aviso: contiene muchas chorradas)
http://yomolomasquetu.blogspot.com/
besetas!!! ♫♪♫